Home » CGNoticias » Capitulum Generale 2015: Crónica Día 17º

Capitulum Generale 2015: Crónica Día 17º

F_day27

Recuperado el ritmo habitual del Capítulo, en el comienzo de la jornada 17ª el dimos la bienvenida al neo electo Definidor General, Fr. Ivan Sesar, que se en la noche del domingo se había incorporado a la Asamblea Capitular.

Durante la mañana, contamos con la presencia de S.Em.R. Peter Turkson, Cardenal Presidente del Consejo Pontificio de Justicia y Paz, que presentó a los Capitulares el testimonio titulado «Papel de la Iglesia y de los Frailes Menores en nuestro tiempo».
En su alocución, y después, en el animado diálogo que se suscitó en el Aula, el Card Turkson, que presentó el fundamento bíblico de la Minoridad tomando como referencia el relato joánnico del Lavatorio de los Pies, nos planteó distintos desafíos, entre los que cabe destacar la necesidad de trabajar «en red», para poder dar respuesta a nivel más global a las necesidades que afectan a los más pobres, y que a menudo son consecuencia de una mala gestión administrativa y gubernativa; también presentó el cuidado de la creación como una virtud cristiana, justificándola en el hecho de que no podemos amar a Dios si no amamos también a sus creaturas; asimismo, planteó la conveniencia, citando al Papa Benedicto XVI, de escuchar la necesidades reales que plantean los pobres antes de plantear las respuestas; finalmente, insistió en la importancia de construir una fraternidad que cree vínculos sólidos y que supere incluso las barreras religiosas, facilitando el verdadero diálogo.

Los desafíos planteados por el Card. Turkson, junto con las provocaciones suscitadas por la presentación que ayer realizó Marie Dennis, fueron el centro de la reflexión de los Grupos Capitulares, que ocupó gran parte del trabajo de la tarde.

Concluido el trabajo en el Aula, los hermanos capitulares se dirigieron al Protomonasterio de Santa Clara, donde compartieron la oración vespertina con las Hermanas Pobres. La celebración, presidida por Fr. Julio Bunader, Vicario General, fue precedida por el saludo de la Madre Abadesa Sr. Chiara Agnese Acquadro. Ésta, recordando cómo Francisco era para las hermanas un impulso continuo hacia Jesús y hacia la lógica del misterio pascual y la sabiduría del Evangelio, invitó a los hermanos menores de este tiempo a continuar desarrollando este testimonio.

La oración y el encuentro con las Hermanas culminaron otro intenso día dedicado a acoger nuevos y exigentes desafíos que, poco a poco, comienzan a resonar con fuerza en la reflexión capitular.